“La paz os dejo, mi paz os doy;


no os la doy yo como la da el mundo”.


La verdadera paz es reflejo del orden querido por Dios,


y fruto incansable de la caridad.