Gracias Padre porque a causa de Cristo retenemos las sanas palabras