La buena administración de nuestro dinero es algo que no puede faltar. Especialmente, considerando que conforme tenemos más años, aparecen gastos y cuidados especiales que anteriormente no figuraban en nuestro presupuesto, es por ello que vale la pena adquirir hábitos de finanzas para la tercera edad.