O Frouseiro es uno de los últimos molinos tradicionales en activo de la provincia de Lugo. Marina Iglesias es la nueva encargada de gestionarlo. Con él, muele el cereal de los vecinos del municipio de Cospeito y también vende su propia harina. Todo para no dejar morir una tradición que ha sobrevivido durante siglos en la cultura gallega y que supone un ejemplo de sostenibilidad en lo económico y lo ambiental.


Escuchar audio