La diferencia entre «politicuchos» y hombres de Estado se está haciendo particularmente evidente en España y otras partes del mundo. En La