Escuchar demuestra el respeto y reverencia que tenemos hacia el mensaje y la persona que hablan, por ello; escuchar a Cristo es la mejor inversión y principal exigencia que cualquier creyente tiene sobre sí.