Las emociones, mentalidad y voluntad de Abram fueron formadas en medio de circunstancias difíciles para que pudiera ser un ejemplo de fe y valor en el Señor.