En el discurso del Monte de los Olivos Jesús mencionó varias señales en la naturaleza que, como los dolores de parto, aumentarán en frecuencia e intensidad a medida que nos acerquemos al tiempo final. Actualmente el planeta tierra está en agonía, pero el Cristo que llevó la maldición en la cruz regresará para levantar la maldición y para redimir nuestros cuerpos.