El presidente de la Junta de Andalucía no descarta convocar elecciones "si el parlamento no le deja gobernar" y afea las disputas internas de su partido.