Todos podemos equivocamos y cometer errores en algún momento, sentirnos culpables o arrepentidos de haberlo hecho; lo importante es que aprendamos a asumirlos, a mostrarnos dispuestos a hacer lo necesario para corregirlos, para no repetirlos y para liberarnos de la culpa que sentimos.