Un alma condicionada, debido a la ley del karma, queda presa de impulsos que la obligan a actuar, en ocasiones, de forma desagradable y destructiva. Sin embargo, cuando lleva una vida de entrega a Dios, queda libre del control de la ley del karma.