Previous Episode: ¡Señor, sálvanos!
Next Episode: Levántate y anda.

Reflexión del Evangelio del 1 de julio de 2020, XIII Miércoles del Tiempo Ordinario (Mateo 8, 28-34).