Reflexión del Evangelio del 17 de septiembre de 2020, XXIV Jueves del Tiempo Ordinario (Lucas 7, 36-50).